gallery/teaming
gallery/images

Salud

Plantas Medicinales

"Aquello que para la oruga se llama fin del mundo, para el resto del mundo se llama mariposa".

Lao Tse

Dentro de este apartado podemos destacar tres grupos:

 

Plantas de acción diurética: Esta acción la ejercen aquellas plantas que son ricas en sales minerales, sobre todo en potasio, flavonoides, etc. Entre ellas tenemos: ABEDUL, GRAMA, VARA DE ORO, MAÍZ, COLA DE CABALLO, ORTIGA VERDE, ARENARIA, RABOS DE CEREZA.

Plantas de acción antiséptica urinaria: poseen interés las plantas con arbutina que por hidrólisis liberan hidroquinona responsable de la acción antis éptica urinaria, al eliminarse por vía renal: GAYUBA, BREZO, ORTOSIFÓN, PINO, ENEBRO.

Plantas de acción antilitiásica: es decir, que favorecen la disolución de los cálculos renales, por eliminarse por vía renal, a la vez que impiden su formación. Dentro de estas plantas destaca el LEPIDIO O ROMPEPIEDRAS.

Independientemente de las infecciones renales, habrá que utilizar frecuentemente las funciones emuntoriales del riñón para realizar el biodrenaje. El biodrenaje mantiene o refuerza la actividad de desintoxicación, aumentando específicamente la diuresis, o bien concentrando o diluyendo en la orina uno u otro de los electrólitos o de los desechos que haya que eliminar. Por lo tanto la primera parte de esta clasificación está dedicada a las plantas acción diurética.

 

  • ABEDUL (Betula alba L.)

Se emplea las hojas. A veces se usa también la salvia y la corteza.

Contiene principalmente flavonoides, el quercetol-3-galactósido, con efecto diurético, eliminación de urea y ácido úrico, colagogo y colerético. Contiene también taninos catéquicos, principios amargos, mucílagos y una esencia rica en betulenol y metilbetulenol, con acción antiséptica, sobre todo a nivel urinario, y cicatrizante.

Se le considera depurativo, sudorífico y estimulante. En uso externo es útil en la alopecia y caspa.

La savia por su contenido en hiperosido (betúlico) y flavonoides es antilitiásica urinaria, antigotosa y antirreumática.

La corteza por su contenido en alcohol triterpénico (betulinol) y taninos es antiséptica, astringente y febrífuga.

Se utiliza en infecciones urinarias, retención de líquidos, reumatismos, gota, obesidad, etc.

 

  • ARENARIA (Arenaria rubra L. = Spergularia rubra Pers.)

Partes utilizadas: La planta entera.

Presenta numerosos flavonoides que le confieren una gran acción diurética. Por aumento de la diuresis tiene acción uricosúrica y antirreumática.

Posee también cumarinas, y se ha visto que tiene propiedad de disolver los cálculos renales (antilitiasica).

Indicaciones: Oligurias, cistitis, edemas, cálculos renales, hiperuricemia, gota, reumatismo, hipertensión.

 

  • BREZO (Calluna vulgaris)

Partes utilizadas: las sumidades floridas.

Planta semejante en cuanto a sus acciones a la gayuba. Sus principios activos son, sobre todo, taninos y heterósidos fenólicos (arbutósidos) que le confieren efecto astringente. También posee pigmentos flavónicos, triterpenos pentacíclicos (ac. ursólico).

Los arbutósidos se hidrolizan en intestino y se convierte en hidroquinona con actividad diurética, sedante y antiséptica de vías urinarias.

Se sabe que contiene también: ácido cítrico, ácidofumárico, un aceite (ericinol), una resina (ericolina), glucósidos flavonoides, quercetina y miricitrina.

Esta indicado en infecciones de vías urinarias: cistitis, pielitis, urolitiasis, prostatitis. Diarreas. Reumatismos, gota. Se ha empleado en el tratamiento del ácido úrico, y se considera popularmente como buen depurativo (reúma, gota). También se emplea en eczemas, tanto interna como externamente.

Deben evitarse las sobredosis por su exceso de taninos. Se recomienda realizar tratamientos discontinuos.

 

  • CEREZO ((Prunnus avium L.)

Se utiliza los pedúnculos de los frutos, es decir, los rabos de las cerezas. Poseen un sabor amargo y astringente.

Se cultiva en los países mediterráneos y en algunos centroeuropeos. También crece espontáneamente en los setos y bosque de toda Europa hasta Suecia, Asia Occidental y África del Norte.

Contienen sales de potasio, ácidos orgánicos (ácidosilicílico) y polifenoles (taninos catequicos y flavonoides), febrífugas, analgésicas, antirreumáticas y antiuricemicas (derivados salicílicos). También son ligeramente astringentes (taninos).

Se utilizan en casos de oliguria, edemas, reumatismos, cistitis, cálculos renales, fiebre, gripe, obesidad.

Los frutos son muy apreciados para fabricar mermeladas y frutas confitadas.

Las semillas no deben emplearse debido a su contenido en ácido cianhídrico y amigdalina (heterósido cianogenético que por hidrólisis libera ácido cianhídrico), altamente tóxico.

 

  • COLA DE CABALLO (Equisetum arvense L.)

La cola de caballo es una planta de gran interés por su poder remineralizante.

Es la planta con mayor concentración de sílice (6-8 %) con la ventaja de que la mayor parte de esta sílice forma combinaciones orgánicas fácilmente metabolizables por el organismo. La sílice es un elemento fisiológico normal en el cuerpo humano, donde posee un papel importante en la nutrición mineral, un papel plástico y funcional en el crecimiento y la defensa general.

La acción remineralizante del Equisetum arvense se debe a su contenido en minerales y sobre todo en sílice que su vez prepara la recalcificación en afecciones óseas traumáticas o infecciosas. También, aumenta la resistencia del tejido conjuntivo. Por otro lado, parece que aumenta la actividad leucocitoria en la infección. Favorece las reacciones de defensa del organismo. Es también un agente eliminador de desechos orgánicos (urea, ácido úrico) y una barrera en los procesos degenerativos.

Equisetum arvense contiene además: carbonato cálcico, sulfato de magnesio, cloruro de potasio, fosfato cálcico, hierro, manganeso, un principio amargo, resina pectina, ácido linoleico, ácido oléico, ácido esteárico, equisetina.

Otras propiedades de esta planta son: astringente, cicatrizante, hemostática diurética. Favorece la asimilación de fósforo.

Es de una gran utilidad en procesos reumáticos, arteriosclerosis (estas personas, así como los tuberculosos, contienen niveles bajos de sílice), consolidación de fracturas, hemorragias, edemas. Tiene poder reforzante y quizá regenerador de las mucosas bronquiales y en general de todo el trato respiratorio.

 

  • ENEBRO (Juniperus communis L.)

Se utilizan las bayas. De él se extrae la ginebra.

Contiene un principio amargo (juniperina), aceite esencial constituido sobre todo por terpenos (pineno, canfeno, cadineno, sabineno, mirceno, cineol, etc) y alcoholes terpénicos. Glucósidos, ácidos orgánicos, ceras, resina, taninos y flavonoides.

Sus propiedades son: Tónico, eupéptico y estomáquico. Diurético, antiséptico, hipoglucemiante, sudorífico, colagogo y antilitiásico (vesícula biliar).

En uso externo es revulsivo, antimicótico y antirreumático.

Se utiliza en estados edematosos, afecciones renales y de vejiga, reumatismos, diabetes. En uso externo se utiliza en neuralgias, dolores reumáticos, afecciones cutáneas (micosis, eccemas), alopecias. Se recomienda hacer tratamientos discontínuos, descansando cada 9 días, porque puede provocar la aparición de albuminuria por irritación renal (nefrotóxico).

No usarlo en embarazo, ni en personas con problemas renales.

 

  • FRESNO (Fraxinus excelsior L.)

Se utilizan sobre todo las hojas.

Los principios activos más importantes que posee son compuestos polifenólicos, dentro de los cuales destacan los taninos catéquicos y gallicos muy abundantes, heterósidos cumarínicos en cantidad variable (fraxósido, que es un glucósido del fraxetol) y pigmentos flavónicos, sobre todo, rutósido (3-rhamnoglucósido del quercetol).

También contiene materias minerales, glúcidos (manitol), ácido ursólico (triterpeno pentacíclico), ácido málico y resinas.

Todos ellos le confieren propiedades diuréticas, favoreciendo la eliminación de ácido úrico, antirreumática, antiinflamatoria, antiálgicas, antigotosas y astringentes. Algunos autores también le atribuyen acción vitaminica P (aumenta la resistencia capilar y disminuye su permeabilidad), anticoagulante y antiagregante plaquetario.

Se utiliza en reumatismos, hiperuricemias, gota, afecciones renales (oliguria, edemas, litiasis urinaria, etc).

La corteza posee manitol, taninos abundantes, heterósidos cumarínicos (los más abundantes son el esculosido y fraxosido) y cumarinas (fraxinol, fraxidina e isofraxidina) con propiedades tónicas digestivas, aperitivas, febrífugas y astringentes.

 

  • GAYUBA (arctostaphylos uva-ursi Sprengel)

Se emplean las hojas.

Contiene abundantes taninos gálicos que por hidrólisis dan glucosa, ac. galico y ac. elagico, los cuales le confieren una acción astringente. Contiene un glucósido, la arbutina (arbutósido), acompañado de metilarbutósido con propiedades antisépticas y antimicrobianas, sobre todo del sistema urinario.

El  arbutósido  es  estable  en  la  planta  gracias  al  tanino,  el  cual  se hidroliza en el intestino liberando la aglicona (hidroquinona), que en el hígado se transforma es derivados conjugados, excretados por vía renal, donde actúan como antisépticos. Es necesario procurar que la orina sea alcalina para que se puedan descomponer los ésteres, por tanto se recomienda una alimentación alcalina durante su tratamiento.

Posee una acción diurética. Contiene flavonoides derivados de quercetol y de triterpenos pentacíclicos (ácido ursólico acompañado de su alcohol correspondiente, el uvaol). Recientemente se ha encontrado alantoina, de propiedades cicatrizantes.

Es antigonadotrópico.

En infecciones de vías urinarias: cistitis, uretritis, pielitis, etc. Fue empleado para bronquitis, la enuresis y la diarrea, aunque para estos fines existen mejores plantas.

Su exceso de taninos puede afectar al estómago y producir irritación y estreñimiento. Por ello es recomendable prepararla por maceración en agua fría durante 24 horas a razón de 1 ó 2 cucharillas por cuarto litro de agua.

 

  • GRAMA (Agropyrum repens P. Beauv.)

Planta conocida desde los tiempos de la antigua Grecia donde era empleada para tratar muchísimas enfermedades. Invade con frecuencia los campos de cultivo, extendiéndose rápidamente, causando daño a los cultivos.

Se emplea el rizoma.

Es rica en sales de potasio y silicio. Contiene abundantes glúcidos, sobre todo, triticina (fructosano), trazas de un aceite esencial (el agropireno o capilleno) y pequeñas cantidades de un heterósido aldehídico (el vanillósido).

Dichos componentes le confieren propiedades diuréticas, emolientes y antimicrobianas, siendo muy útil en casos de edemas, cistitis, reumatismos, gota, oligurias, retención de líquidos, etc.

 

  • LESPEDEZA (Lespedeza capitata Michx.)

Planta originaria de Estados Unidos, se encuentra en estado salvaje sobre todo en América del Norte.

Se utiliza el tallo con hojas.

Posee numerosos derivados flavónicos siendo el principal el isoorientol o lespecapitósido (C-glucósido del luteolol), que le confieren propiedades diuréticas, antiurémicas y disminuye la tasa de colesterol. Además contiene O-heterósidos de flavonas y de flavonoles.

También posee taninos catéquicos y catecoles.

Se recomienda en hiperuricemias, gota, oliguria, exceso de colesterol, prevención de ateromatosis, etc.

Existe la L. capitata var. velutina que posee acción antitumoral por su contenido en taninos.

 

  • MAIZ (Zea mays L.)

Se utiliza los estilos, mal llamados estigmas.

Contiene materias minerales ricas en sales de potasio, ácidos grasos no saturados (oléico y linoléico), taninos, esteroles, alantoína y trazas de aceite esencial.

Sus propiedades son: diurético (sales de potasio), antiateromatoso (ácidos grasos) e hipoglucemiante.

Se  utiliza  en  afecciones  renales: oliguria,  nefritis,  litiasis  renal.

Arteriosclerosis. Diabetes.

Contraindicado en inflamaciones de próstata.

 

  • ORTOSIFÓN (Orhtosiphon stamineus Bentham.)

Planta originaria del Sureste de Asia hasta Australia y de América tropical. También se denomina té de Java. Se emplean las hojas y las sumidades floridas.

No se conoce muy bien los principios activos responsables de su acción. Se han encontrado aceite esencial, sales minerales ricas en potasio, taninos, saponinas, colina, betaína, beta-sitosterol, alcoholes triterpénicos (ortosifonol, alfa y beta-amirina) y un heterósido (la ortosifonina).

Es sobre todo un buen diurético, favoreciendo la eliminación de cloruros, algunos le consideran también antilitiásico, aunque como con todos los diuréticos no se recomienda su uso prolongado.

Además es colagogo, hipocolesterolemiante y antiespasmódico.

Indicado en cálculos renales, esclerosis renal, ácido úrico, edemas, afecciones hepato-renales, etc.

 

  • ROMPEPIEDRAS O LEPIDIO (Lepidium latifolium L.)

Se utiliza la parte aérea entera. Su máximo efecto se ha conseguido cuando se utiliza la planta fresca.

De la composición del Rompepiedras se conoce muy poco, se sabe que contiene una esencia sulfurada a la que se le atribuyen propiedades aperitivas, tónico estomacal y diurético.

Contiene también otra sustancia llamada lepidina a la cual se deben sus propiedades citotóxicas (antimitótica, se ha comprobado en animales de experimentación), antifúngica, acción contraceptiva, mejora la acción sobre el metabolismo del páncreas (lo que la hace útil en caso de diabetes mellitus) y acción antileishmanial a nivel hepático sobre todo (esta acción es muy importante, ya que se considera como un nuevo tratamiento, siendo la leishmaniosis, una enfermedad endémica en muchas regiones de España).

También contiene gomas y mucílagos.

Sin embargo su propiedad fundamental, constatada en pocos libros, es su capacidad de disolución de cálculos de vías urinarias. Indudablemente su composición todavía no justifica esta interesante particularidad, pero se trata de un hecho comprobado experimentalmente por diversos fitoterapeutas, desde hace siglos. De estas experiencias, se deduce que es sobre todo activa en los cálculos de oxalato cálcico. En ningún caso ha producido efectos indeseables.

En uso externo su acción es rubefaciente (semejante a la de la mostaza) por lo que suele emplearse en caso de dolores artrósicos, ciática, etc.

Se ha utilizado en caso de Leishmaniosis, digestiones lentas y pesadas, pero sobre todo nosotros lo recomendamos en casos de litiasis renal, tanto para disolver los cálculos (sobre todo de oxalato), como para su tratamiento preventivo y evitar la formación de dichos cálculos, ya que además de tener capacidad para disolverlos, es diurético, por lo que forzará la diuresis, dificultando con ello cualquier tipo de depósito o precipitación a nivel renal.

 

  • VARA DE ORO (Solidago virga-aurea L.)

Se le llama también Solidago. Su nombre se debe a la rigidez de su tallo coronado por flores amarillas dispuestas en racimos en la parte superior del tallo.

Se utiliza la sumidad florida.

Su contenido en saponinas, flavonoides (rutósido, isoquercitrósido, astragalósido), taninos catéquicos, ácidos-fenoles (cafeico, clorogénico) y aceite esencial, le confieren propiedades diuréticas, tónicos venosos, acción vitaminica P (disminuyen la permeabilidad capilar y aumentan su resistencia) y astringente.

Favorece la eliminación de los productos de deshecho del organismo, aumentando la diurésis, por lo que es una planta muy útil como depurativa y drenadora del organismo.

Indicada en casos de retención de líquidos, edemas, nefritis agudas, cistitis, enfermedades de la piel, piernas pesadas, varices, síndrome premenstrual, gota, diarreas, etc.

Riñón